¿Y ahora dónde metemos la mesa? Esta fue una de las preguntas que nos hicimos cuando llegó el momento de pensar dónde comeríamos y prepararíamos la comida.

– Yo había pensado integrarla en la puerta corredera – propuso Arantxa

– Muy justito lo veo – respondió Vito

Y juntos se adentraron en un quebradero de cabeza de lo más común en una camperización.

¡Y tan justó quedó! Al final le cogimos el truco a estos de las mesas e hicimos más de una y todas son polivalentes, tanto para exterior como para interior. Así que ¡allá vamos y os lo contamos!

¿MESAS PLEGABLES, EXTRAÍBLES O EXTENSIBLES?

Menudo lío y cacao mental que teníamos. Esto era todo un reto, apenas nos quedaba espacio para guardar una mesa típica plegable, de estas que se colocan fuera. Pensamos que al menos esa podríamos usarla tanto para dentro o para fuera. Pero debajo de la cama, que era el lugar de almacenamiento que teníamos, no cabía la medida estándar por 5cm. Tras mucho buscar no fabricaban la mesa que nosotros necesitábamos. Así que manos a la obra.

¿UNA MESA BAJO EL FRIGO?

Parece de locos pero de lo que se trataba era de aprovechar el espacio y necesitábamos una mesa para poder cocinar dentro, ya que no siempre íbamos a poder hacerlo fuera. Pensamos en la posibilidad de hacer una mesa con panel marino y con unas guías telescópicas extraerla de debajo del frigo. Pero nuestro margen era de 2cm y uno ya lo ocupaba el trozo de madera y era imposible encontrar una guía que midiese menos de un centímetro, así que con el trozo de madera ya cortado pasamos a otra idea.

MESA PARA COCINAR FUERA Y DENTRO

Mesa para cocinar fuera

Nuestra cocinita es portátil y además no tenemos ni siquiera encimera, así que tocaba pensar cómo lo haríamos. La mesita de debajo del frigo fue un intento fallido pero al final los errores te van llevando a la solución.

Nos habían sobrado varios trozos de madera del suelo, de madera de pino alistonada que tenían el grosor suficiente para que la mesa no tambalease. Así que pensamos en aprovechar estos retales para construir nuestra mesa de madera maciza. Y ahí lo teníamos: una mesa alargada que pudiésemos colocar fuera y que además sirviera para lo mismo pero dentro de la furgo. ¡Vamos progresando adecuadamente!

MESA GRANDE ANDE O NO ANDE

Vale, ya teníamos la mesa pequeña para cocinar pero ahora teníamos que comer. Pero además nos tenía que servir para poder trabajar con el portátil a modo de oficina. Y hay algo más, también nos tendría que caber en el hueco de la puerta corredera sin que tuviésemos problemas para abrirla y que fuese fácil de sacar.

Así que tuvimos que forrar la puerta aparte de kaiflex de loneta impermeable que nos había sobrado de los colchones de las perritas (aquí te explicamos cómo lo hicimos) Y así fué como pudimos salvar esos milímetros que querían impedirnos colocar la mesa ahí. El hueco de la puerta corredera era el único que nos quedaba libre para poner una ventana, pero al final lo destinamos a la mesa. Al fin y al cabo son 4m2 y con una claraboya nos podíamos apañar. Así que allá vamos a explicarnos cómo materializamos la idea de estas mesas tan peculiares.

Así es como quedó nuestra mesa de comedor, cocina, oficina…

CANTOS REDONDEADOS ¿PARA QUÉ?

Teníamos la madera, ahora sólo nos faltaba cortarla a medida. Medimos los huecos, tanto de la mesa grande como de la mesa alargada. Cortamos con la sierra de calar con el detalle de dejar los cantos redondeados para que no pudiera hacer daño en caso de roce. Y es que en un espacio tan pequeño hay que pensar en estas cosas. Y además que es algo que te miran mucho en la itv y con antelación te lo exigen si tienes que hacer proyecto técnico.

INVENTAMOS UN SISTEMA DE MESAS EXTRAÍBLES

No nos gusta guardarnos las ideas aunque nos haya costado la vida en encontrar una solución. Esta es nuestra naturaleza y no podemos remediar pensar que cuando las ideas se comparten el conocimiento se multiplica. Así que os contamos lo que fue el mayor quebradero de cabeza para construir las mesas: construir un sistema de sujección que nos permitiese extraer las mesas tanto si teníamos las puertas abiertas como cerradas. En la furgo hemos pensado en todo y es que para un uso diario podían darse lluvias, tormentas.. y tener que abrir las puertas para poner una mesa no nos gustaba y por ello decidimos darle al coco.

 

 

 

 

 

Así que, con varios trozos de panel marino de 2cm de grosor y unas alcayatas viejas ya teníamos inventado nuestro sistema. Suena rápido verdad. Pues nos llevó demasiado tiempo aunque mereció la pena ya que es algo que usamos a diario en la furgo.

Os preguntaréis ¿y por qué no comprásteis esos sistemas que venden? Pues porque básicamente no nos venían bien y tenÍan el valor añadido de que aumentaría nueStro presupuesto considerablemente, porque aunque parezca algo sencillo no es barato.

Nuestra mesa desde abajo

EN BUSCA Y CAPTURA DE PATAS BARATAS

Hablando de presupuesto nos tocaba decidirnos por las patas. Estuvimos buscando patas de todo tipo: plegables, extensibles… pero eran demasiado caras porque estaban pensadas para el mundo camper… Y ya sabéis que todo lo que es especial para el mundo camper normalmente se va de precio. Además pensamos que si la pata se plegaba sobre la propia mesa no nos cabría cuando quisiésemos deslizar la corredera

Buscando cosas económicas dimos con unas patas enroscables que eran super fáciles de poner y quitar, justo lo que necesitábamos. Y así fue como las encontramos al módiCo precio de 3€ en los almacenes nórdicos tan conocidos y que todo el mundo se pierde dentro.

La madera tenía un grosor de 18mm, suficiente para que fuese estable así que con una pata por mesa nos era suficiente. El sistema era muy sencillo, colocar una pletina con tornillos que no superen el grosor de la madera a la que lo vas a atornillar y en la rosca que viene en la pletina enroscas la pata y ya está sin más complicaciones.

ALMACENAMIENTO DE LAS MESAS

Mesa grande almacenada en puerta corredera

Ahora tocaba planificar la sujección de las mesas porque siempre no iban a ir montadas. La mesa grande la sujetamos con un trozo de palet que lo dispusimos en la zona inferior a modo de travesaño, sólo faltaba una sujección más arriba para mayor seguridad. Pero para ello se nos ocurrió una idea y tiene que ver con las patas. La rosca que servía para enroscar la pata nos sirvió para hacer un invento para sujetar la mesa.

La otra mesa iba sobre los tacos de madera que serían para montarla y además sujeta con un elástico. De esta forma no se caería cuando abriésemos la puerta corredera.

Todo lo hicimos a medida basándonos en el hueco que teníamos para almacenarlas y para colocarlas.

MESA PLEGABLE PARA EL PORTÁTIL

Esta idea surgió de un error y es que es cierto que la inspiración no te llega si no te pilla trabajando. Y nosotros no parábamos de darle vueltas así que como si de la nada, llegó esta idea.

Nos había quedado un trozo de tabla de panel marino pintada y barnizada que íbamos a colocar debajo del frigo, pero fue un intento fallido… ¿y ahora qué? Pensamos. Caso resuelto, era ideal para una mesita plegable para colocar el portátil cuando quisiésemos ver una peli en un día de estos de lluvia. Así que de lujo, escuadras en mano, una alcayata y un trozo de cuerda y listo.

PINTAR LAS MESAS PARA QUE DUREN DE VERDAD

Una de las cosas que nos gusta pensar a la misma vez que trabajamos en que todo sea funciona es en los colores y el diseño de los materiales. Aunque parezca que sólo las cosas funcionales son las que te hacen la vida más fácil también lo hacen los colores y las formas que ves cada día. Por ello tanto los colores como cada curva que hay en la furgo está pensada, aunque a veces también ha sido pura casualidad.

Tinte nogal con barniz

Con ello decidimos darle un tinte color nogal, un color lo suficientemente oscuro para que contrastase con los muebles blancos. Luego aplicamos tres capas de barniz para suelos, sí, de este que se pone duro duro. Aunque en realidad es muy duro para una mesa pero para el suelo no hay nada que se le resista. Dimos tres o cuatro capas por la parte vista y dos por la parte de abajo que tendría menos uso. Con esto dimos por acabadas nuestras mesas.

Y con toda esta retahíla que os hemos soltado, os dejamos el vídeo que hicimos explicando el proceso. ¡Que os vaya bien en vuestros bricos!

Si quieres que te escribamos personalmentepara contarte todas las novedades sobre nuestro proyecto,haz clicaquí y déjanos tu email, pronto tendrás noticias nuestras! Además recibirás por correo los 20 trucos de cosas que no hay que homologar en una Furgoneta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Aránzazu Díaz Rodríguez.
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Ibertrix.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

POR COMPRAS SUPERIORES A 60€ ENVÍO GRATIS! Descartar

No hay productos en el carrito
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.